martes, 13 de marzo de 2012

Prueba de fuego - Víctor Lorenzo Cinca


Esta vez no erraré el tiro, me digo mientras apunto a este civil inocente, al que ni siquiera han dejado fumar un último cigarrillo. El capitán sospecha que disparo al suelo, que no me atrevo a matar a mis enemigos, y para comprobarlo me ha despertado antes del alba y me ha ordenado asesinar a este pobre joven. No puedo fallar porque de lo contrario podría acusarme de traición y mandarme fusilar.
Cuando grita fuego, desvío la pistola hacia el capitán y vacío el cargador. Uno menos. Mientras arrojo la pistola al chico y le ordeno que huya, voy buscando una piedra con la que golpearme.

Tomado de Realidades para Lelos

3 comentarios:

Anita Dinamita dijo...

Me encanta la justicia del personaje. En cualquier guerra que lo coloque, le agradezco su papel.
Felicidades, Víctor.

Ximens dijo...

Para mí, un auténtico héroe. Cuento que se lee sin dificultad. En la segunda lectura, obligada, se comprende de verdad el sentido de sus palabras. Al final, chico listo, además busca la coartada. Lástima que no haya más fusileros así.

Germán Hernández dijo...

Fantástico texto.