lunes, 5 de marzo de 2012

Gracias por pasar - Laura Ramírez Vides


Anoche nos encontramos en la puerta de tu casa delante del viejo portón de entrada.
Pensé: no estás tan mal como me dijeron ni como imaginé. ¡Tenés pelo y canoso! No estás gordo ni flaco, se te ve bien… aunque con una tonalidad extraña que empaña tu cara.
Me regalaste una mirada dulcemente triste o tristemente dulce; no sé.
Me diste un gran y cariñoso abrazo.
Me desperté con tu sonrisa mirándome.

Laura Ramírez Vides
Tomado de El patio de la morocha